“Invertir en asesores jurídicos, contables, administrativos, comerciales, de diseño gráfico o publicidad no es necesario. Apalanca tu éxito empresarial en la aventura, en tu instinto. No gastes dinero innecesario en personas que te dirán como hacer lo que ya sabes hacer. Tu empresa es tu pasión, que nadie te diga cómo hacerlo”.

Son tantas las grandes compañías, los pequeños emprendimientos y los experimentados empresarios que tienen tatuada la anterior convicción u ocasionalmente caen en ella, que olvidan que todo éxito se cimienta sobre los aprendizajes adquiridos y la experiencia de un todo, de la innovación, y especialmente de la actualización permanente exigida por una sociedad que cambia constantemente. 

Sin embargo, esos errores de “no invertir en asesores especializados en cada área” cobra tan caro que se llevan nuestro patrimonio y con ello, las ilusiones, las pasiones y el futuro de cientos de familias que dedicaban su vida al desarrollo empresarial.

¿Eres de los que se asesoran o de los que aprenden con los golpes?

A muchos nos ha pasado que erramos al decidir, entre invertir dinero en asesores que nos acompañen en el crecimiento de nuestra empresa o el disfrute total de las utilidades que nos da la compañía, utilizando las recompensas rápidas al servicio de nuestro ego. 

¿Asesores para que, si todo lo puedo encontrar hoy en internet?

En promedio, el 60% de las personas que hoy son nuestros clientes, aliados o usuarios, se acercaron afirmando que no habían invertido en asesores ya que la información la obtenían de internet. Lamentablemente algunos llegan cuando es demasiado tarde y su patrimonio ha sido diluido por estafadores, proveedores, trabajadores o simplemente por las erradas decisiones en la fluctuación del mercado.

Diagnosticar y prevenir …

Saber donde estamos, que deseamos y para donde vamos, es una premisa tantas veces proclamada, que se vuelve frase de cajón. Pero tan útil como utilizada.

Diagnosticar es saber que condiciones tiene mi vehículo antes de emprender el viaje, conocer el estado de sus líquidos, el desgaste de sus llantas, el kit de herramientas que tengo, el nivel de combustible, etc.; y una vez iniciado el viaje, monitorear constantemente el desempeño del vehículo ante posibles imprevistos que surjan durante el viaje, eso es diagnóstico y prevención.

Prevenir, es diseñar el futuro deseado, es jugar ajedrez evitando que te den jaque mate. Esa prevención solo es posible con el conocimiento, si no lo tienes, no te preocupes, no lo sabemos todo ni estamos obligados a saber todo, sin embargo, si tenemos la responsabilidad de buscar a los mejores asesores que conozcan lo que necesitamos para el crecimiento de nuestra empresa. 

En una empresa ese conocimiento se refleja con expertos que no solo tenga la teoría, es indispensable que el asesor tenga la experiencia, la experticia y las aptitudes necesarias que requiera la compañía, que hayan superado los avatares de su área y con resultados te den garantía de éxito.

No esperes apagar un incendio, evitalo y actúa con diligencia. No por omitir actuar preventivamente, al revisar tu extintor o invertir en adquirir uno antes de emprender el viaje, termines observando como se incinera tu vehículo. Siempre será preferible invertir 70 dólares ($266.000 pesos Col.) en un extintor, que perder incinerado un vehículo de 15.000 dólares ($57.000.000 pesos Col.).

Lo mismo que sucede con el vehículo sucede con la compañía, invierte en asesores con experiencia y resultados medibles, diagnosticar y prevenir es parte del éxito empresarial.  

A nuestro despacho se han acercado empresarios que fueron estafados comprando mercancías a sociedades extranjeras sin exigir las precauciones mínimas de seguridad, arruinando su reputación en el mercado local, afectado su flujo de caja, incumpliendo los pagos con bancos, desmoralizado ante su núcleo cercano, incluso, intentando suicidarse, avergonzado por lo sucedido.

Todo por una decisión que pudo ser evitada al obtener asesoría especializada. No solo perdió 400.000 dólares ($1.520.000.000 pesos Col.), perdió el trabajo de su vida por no invertir 500 dólares ($1.900.000 pesos Col.). Hoy esa empresa se encuentra en disolución y liquidación (quiebra) nuestro equipo jurídico acompaña la familia en todo el proceso legal.

También han llegado clientes que invirtieron 300 millones de pesos en la empresa de un amigo y dos años después no han visto el retorno, el amigo ya no es amigo y no saben como recuperar ese dinero. Hoy los acompañamos para hacer exigible sus derechos como accionista de la compañía.

Y podría enumerar más de diez casos que llegan a nuestras oficinas, todos con una constante, apagar un incendio. Nunca previeron ni previnieron las adversidades que podrían tener sus decisiones inconsultas, no porque no conocieran un asesor en la rama necesitada, tan solo no invirtieron en un asesor que los protegiera. Por ahorrar unos pesitos, perdieron millones y lamentablemente para algunos, significo la perdida total de su patrimonio y el cierre de la empresa.  

Nuestros clientes y aliados mayoritariamente acuden a nuestro despacho para apagar el incendio y una vez apagado permanecen en nuestra compañía previniendo resultados adversos.

Las aventuras se viven con planeación, los riesgos se asumen con respaldos de seguridad sin ahorrar donde no se puede ahorrar, ni escatimando esfuerzos prevenir daños colaterales.

El trabajo de un buen líder empresarial no es saberlo todo, tampoco ser el más inteligente, pero sin lugar a duda, es rodearse de los mas capaces de cada área, saber elegir a su equipo y especialmente, saber invertir en el crecimiento de su empresa.

¡Apuéstale al crecimiento del siguiente nivel!

Share and Enjoy !

0Shares
Categorías: Empresarial

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *