Resulta cotidiano pensar que el único modo a través del cual se extingue una obligación es el pago efectivo de la misma; llámese obligación, aquella que nace, “ya del concurso real de las voluntades de dos o más personas, como en los contratos o convenciones; ya de un hecho voluntario de la persona que se obliga, como en la aceptación de una herencia o legado y en todos los cuasicontratos; ya a consecuencia de un hecho que ha inferido injuria o daño a otra persona, como en los delitos; ya por disposición de la ley, como entre los padres y los hijos de familia” (artículo 1494 CC).

Y si bien, dicho pago efectivo o solución de la obligación resulta ser uno de los modos más usados o conocidos para extinguir las obligaciones, no es el único. De acuerdo con el artículo 1625 de nuestro código civil colombiano toda obligación puede extinguirse por una convención en que las partes interesadas, siendo capaces de disponer libremente de lo suyo, consientan en darla por nula o en su lugar:

  1. Por la solución o pago efectivo
  2. Por la novación.
  3. Por la transacción.
  4. Por la remisión.
  5. Por la compensación.
  6.  Por la confusión.
  7. Por la pérdida de la cosa que se debe.
  8. Por la declaración de nulidad o por la rescisión.
  9. Por el evento de la condición resolutoria.
  10. Por la prescripción.

Ahora bien, no basta sólo con señalar que existen otros modos de extinguir las obligaciones y simplemente mencionarlos, resulta relevante para la claridad de todos establecer en qué consisten cada uno:

Solución o pago efectivo: el Código Civil lo define como la prestación de lo que se debe la cual, debe hacerse bajo todos respectos en conformidad al tenor de la obligación (art. 1627).

Novación: se define como la sustitución de una nueva obligación a otra anterior que queda por tanto extinguida. La Corte Suprema de Justicia en sentencia de 23 de enero de 1992 establece que la novación reviste dos modalidades: subjetiva y objetiva, subjetiva si el cambio de la obligación está determinado por el reemplazo del acreedor o el deudor, y objetiva si lo está por el objeto de la misma.

Transacción: El Código Civil en su artículo 2469 la define como el contrato en virtud del cual las partes que lo celebran terminan extrajudicialmente un litigio pendiente o precaven un litigio eventual.

Remisión: La remisión o condonación consiste en el perdón que hace el acreedor a su deudor de realizar la prestación debida, impulsado por fines altruistas o de beneficencia, así, el deudor se libera del cumplimiento de la obligación operando a la vez la extinción de la misma De acuerdo con el código civil la remisión es válida siempre que el acreedor sea hábil para disponer de la cosa que es objeto de ella (art. 1711); procede de mera liberalidad (art. 1712) y, puede ser tácita, es decir, puede entenderse que estamos en presencia de la misma cuando el acreedor entrega voluntariamente al deudor el título de la obligación, o lo destruye o cancela con ánimo de extinguir la deuda (art. 1713).

Compensación: Ocurre cuando dos personas son deudoras una de la otra y operando esta figura extinguen ambas deudas del modo y en los casos que el código civil establece (art. 1714); los cuales, son los siguientes:

1. Que sean ambas de dinero o de cosas fungibles o indeterminadas de igual género y calidad.

2. Que ambas deudas sean líquidas

3. Que ambas sean actualmente exigibles.

Confusión: El Código Civil en su artículo 1724 expresa que cuando concurren en una misma persona las calidades de acreedor y deudor, se verifica de derecho una confusión que extingue la deuda y produce iguales efectos que el pago.

Pérdida de la cosa que se debe: En este caso se da la extinción de la obligación cuando el cuerpo cierto que se debe perece, o porque se destruye, o porque deja de estar en el comercio, o porque desaparece y se ignora si existe (art. 1729 CC).

Declaración de nulidad o rescisión: Es nulo todo acto o contrato cuando le hace falta alguno de los requisitos que la ley prescribe para el valor del mismo acto o contrato según su especie y la calidad o estado de las partes (art. 1740 CC).

Condición resolutoria: En caso de no cumplirse por uno de los contratantes lo pactado en los contratos bilaterales va envuelta esta condición (art. 1546 CC), a través de la cual el otro contratante podrá pedir a su arbitrio, o la resolución o el cumplimiento del contrato con indemnización de perjuicios.

Prescripción: Es el transcurso del tiempo durante el cual, expiran o desaparecen las acciones que posee el acreedor para exigir de su deudor el cumplimiento de la obligación. El código civil al respecto establece que ese tiempo se cuenta desde que la obligación se haya hecho exigible (art. 2535 CC).

En resumen y como logramos observar no sólo mediante el pago efectivo logramos extinguir una obligación, en nuestro ordenamiento jurídico contamos con distintos modos para lograr hacerlo y es por ello que, resulta para todos importante conocerlos, para poder tenerlos presente y hacer uso de ellos siempre que sea posible.

Share and Enjoy !

0Shares
Categorías: Cartera

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *