Nuestro código civil colombiano establece en su artículo 2343 que está obligado a la indemnización todo aquel que hizo un daño, en otras palabras, de acuerdo con nuestra legislación civil, quién es responsable de resarcir los daños es aquella persona que los cometa y para tal fin, debe indemnizar. 

A esta obligación la conocemos como “Responsabilidad Civil”, y la misma, puede ser contractual o extracontractual.

La Corte Constitucional mediante sentencia C-1008 de 2010 nos recuerda en qué consiste cada una de las anteriores clasificaciones de responsabilidad civil; sobre la contractual menciona que ha sido definida por la doctrina especializada como aquella que resulta de la inejecución o ejecución imperfecta o tardía de una obligación estipulada en un contrato válido; y sobre la extracontractual nos dice que es aquella que no tiene origen en un incumplimiento obligacional, sino en un “hecho jurídico”, ya se trate de un delito o de un ilícito de carácter civil. 

La responsabilidad civil contractual tiene fundamento en un principio básico en materia contractual, el cual encontramos en el artículo 1602 del código civil: “Todo contrato es una ley para las partes”; dicho de otro modo, aquello que pacten o convengan las partes las obliga y por tanto deben cumplir lo pactado. Así mismo, encuentra fundamento esta responsabilidad en otro artículo del código civil, el artículo 1613, el cual establece que la indemnización de perjuicios comprende tanto el daño emergente como el lucro cesante, ya sea que provenga de no haberse cumplido la obligación pactada, o de haberse cumplido imperfectamente, o de haberse retardado el cumplimiento. 

Por su parte, la responsabilidad civil extracontractual se fundamenta en el artículo 1341 del código civil, el cual dispone que el que ha cometido un delito o culpa, que ha inferido daño a otro, es obligado a la indemnización, sin perjuicio de la pena principal que la ley imponga por la culpa o el delito cometido. 

En resumen, en ambos tipos de responsabilidad civil tenemos la obligación de indemnizar, el fin es el mismo, y es resarcir un daño a través de la indemnización, en eso consiste básicamente la responsabilidad civil, sin embargo, en cada una, las razones o causas por

Las cuales debemos hacerlo son distintas, y por tanto la forma como la ley regula cada una de ellas es también distinta.

Share and Enjoy !

0Shares
Categorías: Empresarial

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *